SS15 TENDENCIAS.

-90’s trend: crop tops mucho más cortos que antes, vuelve el tiro bajo con pantalones holgados onda vintage rotos (los famosos boyfriend jeans). Un must es el jean con estiletos.

-Tropical trend: Inspirados en la selva y el caribe. Se viene lo frutal y el ícono de este trend es el Ananá.

-Seapunk/Goth trend: Son trends que vienen dando vuelta hace rato y siguen metiendose cada vez más esta temporada con los collares chokers. El Seapunk está muy presente con colores marinos, verdes, celestes y violetas. El must es el holograma.

Producción inspirada en la época Bizantina y el fotógrafo David Lachapelle.

  • Producción general y: Julián Aguirre
  • Fotografía: Ariel Pikel
  • Modelo: Ludmila Sobenko
  • Peinado y Make Up: Jachal Perez
  • Vestuario: Julián Aguirre
  • Locación: Catedral Metropolitana de Buenos Aires.

Moda masculina en Argentina. Gran dilema.

Creo que es momento de hablar de esto que tanto me viene dando vueltas en la cabeza estos días. Me puse a pensar que no hay marcas de indumentaria masculina en el país que puedan identificar personalmente mi estilo y creo que no soy el único que sufre esta crisis media rara.

Si vamos a un shopping o caminamos por la calle en busca de marcas orientadas a lo ready-to-wear, es decir lo urbano que podemos usar día tras día para ir a estudiar, trabajar o incluso salir de noche encontramos marcas como Herencia Argentina, Tascani, Ona Saez , Vete Al Diablo, etc. No digo que estas marcas sean malas pero personalmente siento que no me identifican y no encuentro mi estilo plasmado en ellas.

Primero y principal por los talles. Un XS de cualquiera de estas marcas me queda ENORME. Un jean chupín me queda straight. No puede ser que toda la ropa sea orientada a hombres a partir de un metro setenta y pico!! Qué hay de los menudos como yo? Me tengo que comprar ropa en Cheeky?!. 

Segundo el estilo que llevan es muy orientado al hombre patrón, es decir al hombre básico. No es que tenga nada en su contra pero la realidad es que las remeras son muy básicas, no hay ROCK, no hay REBELDIA.

Ahora se van a preguntar “y por qué no Ay Not Dead??”. La respuesta es la siguiente: Ay Not Dead es una marca que tiene una impronta bastante rockera y copada pero es para gente que tiene poder adquisitivo mayor al de las marcas anteriores. Una remera al valor de $550 me parece una exageración. Por más linda que sea no lo vale y hay que saber diferenciar precios cuando uno no tiene plata para tirar al techo. Lo mismo pasa con BlackMamba.

Hay otras marcas como Garcon Garcia o El Burgués que tienen ropa muy linda pero para nada rocker. Muy clásicas y creo que hasta no tener 30 años no planeo usar saco y corbata, a menos que sea por cuestiones laborales. También están las marcas tipo Rip Curl, Vans, Billabong, etc. pero a menos que quieras ser un skater o un surfer no te recomiendo que compres ahí.

En este país si sos hombre tenes que ser un chico patrón, un chico elegante o un chico skater, no hay otra.

En lo que respecta a experiencia personal como decía en otro post me la paso comprando ropa en Complot o en locales de indumentaria independiente que un día tienen algo que te gusta y al otro día no, es decir que no son constantes en lo que hacen. Por ejemplo compré muchos jeans en la bond street, kalaka y marcas por el estilo pero más allá de un chupin negro o azul no van a tener. Y más que nada están orientado a un skater más trashero que el que usa Vans. El glam rock no existe.

Estaría bueno que haya una marca comercial, no independiente, donde pueda conseguir todo lo que quiera sin tener que ir buscando miles de vidrieras por ahí y estresándome por no conseguir lo que quiero. Y obviamente tenga locales en varios shoppings y puntos. Alguien necesita saber que hay una demanda!

En definitiva, el chico con look rock star acá  es un recauchutaje de miles de marcas dispersas por todo Buenos Aires. Pero por otro lado, esa también es la escencia del rock en sí.

Dando ejemplos muy bruscos de mi inspiracional:

image

  • YSL SS14

image

  • VERSACE SS14

-Julián

Atención a los followers

Primero que nada gracias por seguirme y leerme. Ahora sí les cuento resumidamente que no me deja seguirlos desde este blog porque es una extensión del anterior que tenía. Por ende cuando siga a alguien les va a aparecer un follow desde “juliandeathray2” pero sepan que el dashboard de este blog y el otro están combinados así que las cosas que postean las voy a poder ver! 

Gracias por leer! 

-Julián

MY ONE DIRECTION EXPERIENCE.

Empezo todo en diciembre de 2010, estaba viciando en youtube viendo videos de audiciones fail de x-factor en youtube cuando de repente me salta en relacionados unos tal “One Direction”. La curiosidad mató al gato y entré, fue amor a primera vista.

Fueron pasando los días y cada vez me aparecían más fotos de estos cinco chicos en el dashboard de mi viejo tumblr que ya no uso. En cuestión de semanas me iba obsesionando cada vez más. Hasta me acuerdo que no quería publicar enlaces en facebook para que nadie los conociera y se hicieran muy masivos, mira donde terminó todo…

Cuanto más transcurría el tiempo, 1D se iban haciendo cada vez más conocidos. El “boom” claramente lo desató WMYB, su primer tema. Yo ya estaba tan fanatizado que me uní a un club de fans y empecé a interactuar con gente que compartía los mismos gustos.

En noviembre de 2011 fui a mi primera reunión de clubs de fans de One Direction. SÍ, SUENA SUPER BIZARRO! PERO ASÍ FUE! La pasaba genial y de hecho con el tiempo conocí muchisima gente copada. La mayoría de mis amigos de ahora los conocí gracias a estas reuniones y no los cambio por nada en el mundo.

Brindo por la gente que conozco gracias a los gustos musicales.

El tiempo pasaba y yo iba perdiendo esa escencia del fanatismo, obviamente voy creciendo y las preocupaciones y necesidades no son las mismas. Es obvio, estoy por cumplir 20 y es natural, tampoco soy tan grande pero esa inocencia adolescente se va perdiendo conforme vamos pasando experiencias que nos son heavy.

De todos modos, después de dos años anunciaban el primer show de 1D en Argentina. Increible. Para la época que sacaron las entradas, yo confiado de que no se iban a agotar, estaba en Santa Fe con unos amigos (precisamente muchos de los que conocí gracias a One Direction) y ni me preocupé por decirle a alguien que las saque por mi. Se agotaron… Pasaron los días y anunciaron segunda fecha. Estuve todo el día tratando de conseguir llamando y online pero sin embargo no pude. Se agotaron. Y así me pasó cada vez que sacaban más tandas. Pensé en comprar reventa pero los precios superaban hasta el triple del precio original. Entonces me resigné a ir el mismo día del show a ver qué podía hacer, SUPER A LA DERIVA.

Un año más tarde llegó el momento… no sentí los nervios hasta dos días antes de la fecha cuando realmente caí de que estaban por venir posta. La ansiedad era increíble y mientras estaba en el remis yendo al estado de Velez tenía unas ganas de llorar tremendas que claramente me guardé para descargarlas y bien empiece el primer tema.

La desesperación por conseguir una entrada fue horrible. Estaba al borde de un ataque de pánico cuando de milagro encontré a una señora que estaba vendiendo un campo vip B que le sobraba (por razones equis que no escuché porque lo único que me importaba era tener el ticket). Caído del cielo este milagro fue lo mejor que me pasó, porque era justo la ubicación que quería y el precio era el mismo al que lo vendían en ticketek. GENIAL.

Entro al estadio super tranqui tipo 4 de la tarde y me pongo ahí entre la multitud a esperar. Tocaban a las ocho y eran las cuatro. CUATRO HORAS ENTRE EL AMONTONAMIENTO DE HORMONAS? Definitivamente NO! Después de dos horas el ambiente se hizo insoportable de tantos codazos, pelos, sudor y quejas que había entre un mar de fans desesperados. Estoy acostumbrado a estar en campo en recitales pero la verdad nunca esperé tanto tiempo por una banda y claramente no iba a ser la primera vez. Tenía que esperar dos horas más y no tenía ganas de agotarme ni fisica, ni mentalmente así que pedí que me sacaran. Al momento que llegaron los teloneros (osea dos horas después de que salí de adelante de todo) me fui metiendo entre la gente hasta llegar a cinco personas de la valla. Se hicieron las ocho y entre que acomodaron los equipos y bleh se hicieron las nueve.

BOOM se apagaron las luces y apareció la intro del tour en las pantallas. No podía creer lo que estaba viendo. Terminó el video y me quedé tildado. Estaban los cinco en el escenario, cantando el primer tema. Las lagrimas empezaron a caer solas, no podía controlar las emociones que estaba viviendo. Volví a tener 16 años, volví a ser ese que los veía por youtube, volví a ser ese que iba a las reuniones del club de fans, volví a ser ese que se compraba las revistas teens por las notas y los posters. No lloraba tanto desde que vi a Paramore (mi banda favorita) por primera vez en 2011. Es increíble lo bien que cantan en vivo y la onda que le ponen a los shows. Definitivamente los amo, y ahora aún más después de que dijeron que Argentina es el mejor país ever. 

Es muy loco que personas que no conocemos nos generen tantos sentimientos con el hecho de hacer arte en general, que nos ayuda a distendernos de los problemas del mundo real. Através del arte conocemos gente, lugares, cosas. El arte es único. Las personas que van o fueron alguna vez a un recital saben que es una experiencia única y vale cada centavo pagado.

En fin, para terminar dejo una foto que saqué toda movida por el descontrol de la multitud: 

Gracias por leer y si no pudieron ir, quedense tranqui que dijeron que en el próximo tour vuelven!

-Julián